english below

No precisamos de unos pocos “sabios”. Lo que necesitamos es que el mayor numero de personas adquieran y ejerzan la sabiduría –lo que a su vez requiere una transformación radical de la sociedad como sociedad política, instaurando no solamente la participación formal  sino la pasión de todo el conjunto por los asuntos comunes.

de Les scientifiques de C.Castoriadis

Entramos a un espacio desconcertante, entre biblioteca, lavandería y bar . Allí asistimos a una “sesión” de una de las muchas comunidades que habitan  la península. Esta, concretamente, vive del cultivo de espárragos de donde extraen un encima que les sirve para hacerlo todo, desde tejidos y medicamentos a materiales de construcción o combustible. Funcionan con el intercambio de conocimiento, y les va muy bien puesto que el conocimiento es de las pocas cosas que al compartirlo se multiplica. Por supuesto estamos en el año 2112. Mientras esperamos a que la ropa que hemos traído complete su ciclo en el programa de lavado   y nos tomamos algo relajadamente los miembros de la comunidad, cada uno desde su personal perspectiva, repasan temas universales como el amor, la alimentación, el arte en las áreas de descanso de las autopistas,  la voluntad dispendiosa o la equitación. Poco a poco vamos descubriendo  que hemos ido al “teatro”   y sin salir de nuestro asombro conocemos de cerca como se organiza  la comunidad, lo que los une, sus objetivos y sus inciertos orígenes, que parecen remontarse a  lo que se dio en llamar la “Spanish Revolution” de Mayo del 2011.

nuestra utopía

Es mas fácil imaginar el fin del mundo, que una alternativa al capitalismo.
Nosotros  imaginamos un futuro sin catástrofe.
En este futuro, la gente se organiza en pequeñas comunidades auto gestionadas de librepensadores y autodidactas que disfrutan compartiendo sus ideas sin buscar ni seguidores ni adeptos. Lo que les une es la curiosidad y una irrefrenable sed de ser a la que sacrifican toda obsesión por tener.
En este futuro que imaginamos ni la tecnología ni el beneficio van por delante.
El conocimiento es un lugar de encuentro. La ciencia y el arte ya no son propios de las elites y se han convertido en  una practica lúdica y cotidiana.
Ya no  hay un poder externo al que combatir, allí se sabe que el peligro está en ellos mismos si ceden a la  dejadez y a la indiferencia, por esto se mantienen conscientes y alerta. Evidentemente no se trata de un mundo feliz, sino de una sociedad de individuos en marcha.
Pero en el espectáculo no hablamos de esta utopía, simplemente os invitamos  a experimentarla.

“Nueva Marinaleda” no es sólo un espectáculo. Es un espacio. Al espectador no sólo le proponemos otra ficción sino que también le invitamos a descubrir  y ocupar otro espacio de representación.

El público entra en un espacio del futuro donde el teatro y en general todo acto artístico y creativo ha dejado de ser un producto de consumo y ha devenido en una practica comunitaria, pública i vital. No existe una división clara entre espectador y actor, entre obra y creador. En estos espacios de encuentro, la gente se reúne para tratar sobre lo común. Imaginan posibilidades, construyen conjuntamente proyectos, ficciones que les ayudan a comprender y a mejorar. En estos ejercicios de construcción colectiva, se estimula y refuerza la consciencia comunitaria, revisando constantemente sus valores, ideas y formas de organización a través del acto creativo.

En definitiva, un espacio público donde la gente disfruta del ejercicio de la narratividad i la invención de nuevas utopías.

*El  título hace referencia a una  población Sevillana con gobierno Libertario desde 1979 que pertenece a la “Red de municipios de la Tercera República” . El derecho a la vivienda que supuestamente defiende la constitución, se toma muy en serio allí. Comprarse una casa  en Marinaleda cuesta 15 euros al mes. Y eso no es ninguna ficción.  Su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo,  líder visionario y carismático para muchos es  también  poeta y radioaficionado y jamás ha abandonado su look setentero, con su barba poblada y su pañuelo Kurdo. A mi me divierte la idea de que e un hipotético futuro,  pasado el tiempo suficiente como para idealizar, una comunidad lleve el nombre de esta  políticamente incómoda población Española.

http://www.marinaleda.com/politica.htm

Ficha Artística

Idea i Direcció —–Ernesto Collado
creación i interpretació—— Nicole Balm, Jordi Bover, Barbara Van Hoestenberghe, Mostafa Benkerroum, Piero Steiner and Ernesto Collado
Dramatúrgia   —- Ernesto Collado, amb la colaboració de,  Jordi Bover , Barbara Van Hoestenberghe.
Textos —- Ernesto Collado, Jordi Bover
música —–Barbara Van Hoestenberghe
Iluminación i elementos escenograficos —–Cube.bz
Imagen —–Jordi Bover
producción —–Eteri ( Montse Prat i Txell Felip)
Coproducidi por — Zomer van antwerpen i Fundación Collado Van Hoestenberghe
Agradecimientos—  Xuan Nguyen, Rania Gaaloul, Nyira Hens, Mostafa Benkerroum , Patrick De Groote, L’equip de Zomer van antwerpen, Ajuntament de Bàscara i especialment a Iva Horvat.

ENGLISH

We do not need a few ” wise men “. What we need is that the greatest number of people  acquire and exercise wisdom -which in turn requires a radical transformation of society , establishing not only the formal participation but the passion of the entire comunity for common issues.

Les scientifiques  by C. Castoriadis

We enter a bewildering space between laundry, greenhouse, library and bar. There we attend a “session” of one of the many communities that inhabit the Iberic peninsula. This one, specifically, is based on the cultivation of aspargus from where they extract an enzyme that helps them to make everything from textiles and medicines to building materials or fuel. They operate with the exchange of knowledge, and they do very well because knowledge is one of the few things that can be multiplied by sharing. Of course we are in the year 2112. While waiting for the clothes we brought to complete its cycle in the washing program and having something to drink,  community members, each from their personal perspective, review universal themes as food, tenderness, art in the highways rest’s areas, education or horseback riding. Gradually we discover that we have gone to the “theater” and without leaving our amazement we participate in a curious warm up exercises, improvise images and build a model to display the intuition. Mainwhile we discover how the community is organized, what brings them together , its goals and its uncertain origins that seem to go back to what came to be called the “Spanish Revolution” of May 2011.

 The proposal

The audience enters a space of the future where theater, and in fact any artistic and creative act is no longer a consumable product but   a community practice, public and vital. There is no clear division between spectator and actor, between the creation and the creator . In these meeting places, people gather to discuss common issues. They imagine new possibilities, build common projects  and fictions which help them to understand and improve reality. In these exercises of collective construction, community awareness is stimulated and reinforced, constantly reviewing values

 ideas and forms of organization through the creative act.

In short, a public space where the people enjoy  the exercise of narrative and  the invention of new utopias.

Anuncios